1. Amabilidad.- Brindar un trato cordial y eficiente desde la primera entrevista con el cliente, hasta el desembolso de los recursos.
  2. Ética.- Ofrecer al cliente la mejor opción de crédito para satisfacer sus necesidades y aspiraciones de vivienda, siempre de acuerdo a su capacidad financiera.
  3. Orden.- Ejecutar de manera adecuada cada una de las acciones de asesoría, como:
    • Determinar el perfil del cliente.
    • Analizar la mejor opción de crédito.
    • Ofrecer seguimiento cercano al proceso.
    • Informar sobre derechos y obligaciones.